No existe casualidades sino encuentros. Es así en un cruce de caminos de dudas, inseguridades y posibilidades conocí a los magnificos personajes de ¿Te atreves?. Gracias Lotfi por haber escrito esa fábula en ese momento preciso de mi existencia. ¡Un precioso descubrimiento!